Brisas del conocimiento

Contexto COVID-19

La pandemia por COVID-19 ha implicado una serie de cambios en el comportamiento individual y colectivo global. Además de enfrentar el gran reto a nivel de salud pública, la ciencia y el periodismo encontraron un escenario que exigía un acelerado ritmo de desarrollo, comprensión y elaboración de información para responder las preguntas de la ciudadanía.
Esa es también la savia que alimentó el proyecto de Vientos Alisios, en el que se ahondó en los cambios que esta pandemia insertó y exigió al periodismo científico. Asistimos, entonces, a un tiempo de muchas preguntas e incertidumbre, en el que la forma de comunicar los avances científicos tuvo un giro y el orden de publicación en revistas, discusión entre pares, refutación de resultados e información a la ciudadanía, fue alterado. Aquí la ciudadanía empezó a realizar preguntas al tiempo que la ciencia buscaba las respuestas, y fue el periodismo científico el encargado de trasladar las dudas de las personas hacia la ciencia.
Este es un camino nuevo. En un contexto globalizado e interconectado, el reto implicó traducir lo que sucedía globalmente hacia el modo en que esto afectaba a las comunidades. Requirió que la información llegase a todos los sitios, intentando sortear las brechas de acceso y, por supuesto, implicó entender cómo se entrelazan los conocimientos académicos y ancestrales para dar respuesta a una emergencia sanitaria como la que vivimos.
En el caso de la ciencia, la respuesta con las vacunas renovó el debate sobre cómo el desarrollo científico debe ser considerado como un bien público, dejando libre el conocimiento y los procesos generados para su réplica en otros contextos. Sin duda, este tema atañe a la información, a los procesos de la ciencia académica y a las respuestas requeridas por la comunidad global en situaciones de vulnerabilidad como las que vivimos.
Ciencia, ciudadanía y periodismo se enfrentaron juntos a la desinformación, que en medio de la incertidumbre y de la lentitud de la información oficial, se presentó como un virus más, afectando a los desarrollos de ambas aristas (ciencia académica y ciencia ancestral), poniendo en riesgo los esfuerzos por mitigar la propagación del virus. El periodismo requirió entonces de aplicar métodos de verificación de información más avanzados, exigiendo a la ciencia respuestas más rápidas y cayendo muchas veces en errores que pusieron en duda su ética, su capacidad para dar respuesta y su posibilidad de informar sin causar pánico. Sumado a ello, el periodismo de investigación y de verificación aplicó sus técnicas para ejercer la vigilancia y control de la gestión de la pandemia a niveles locales, nacionales e internacionales, exigiendo transparencia y rendiciones de cuentas.
Este breve recorrido de contexto que presentamos, es el camino que ha tomado Vientos Alisios como proyecto, en búsqueda de acercar a diversos actores y promover un periodismo científico con mayores capacidades de respuesta, en un diálogo permanente entre lo local y lo global.
Exportar como PDF
Copiar enlace